diumenge, 22 de setembre de 2013

LA POR A LA LLIBERTAT

Font: Internet
La por a la llibertat és el títol d'un llibre d'Erich Fromm, gran psicòleg i filòsof  alemany que va haver d'emigrar als Estats Units pel fet de ser jueu. Aquest llibre va caure a les meves mans ja fa anys, una mica per casualitat, i des d'aleshores l'he tingut sempre entre els meus favorits, per la seva anàlisi encertadíssima del problema de la llibertat de l'home actual. Amb exactitud exposa com l'individu modern tendeix a acceptar l'opinió dels que l'envolten, per sentir-se part del grup, ja que tenim una gran por a la solitud. Les persones, com s'explica en aquest llibre, renunciem a la nostra individualitat i llibertat a canvi de la seguretat que dóna la pertinença a un grup. Extraordinària és l'anàlisi d'aquest problema en el context del feixisme i en de les democràcies actuals. Podem llegir, sobre el feixisme:

Sembla que no hi ha res més difícil per a l'home comú que suportar el sentiment de trobar-se exclòs d'algun grup social més gran. Per més que el ciutadà alemany fos contrari als principis nazis, davant l'alternativa de quedar aïllat o mantenir el seu sentiment de pertinença a Alemanya, la majoria va triar això últim.

I també, sobre les nostres societats actuals: 

En adaptar-nos a les expectatives dels altres, al tractar de no ser diferents, aconseguim fer callar aquells dubtes sobre la nostra identitat i guanyar així cert grau de seguretat. No obstant això, el preu de tot això és alt. La conseqüència d'aquest abandó de l'espontaneïtat i de la individualitat és la frustració de la vida. Des del punt de vista psicològic, l'autòmat, si bé és viu biològicament, no ho està ni mental ni emocionalment. Al temps que realitza tots els moviments del viure, la seva vida se li escorre de les mans com sorra. Darrere d'una façana de satisfacció i optimisme, l'home modern és profundament infeliç, en veritat, està a punt de la desesperació .... Però ja que sent un autòmat no pot experimentar la vida com activitat espontània, accepta com a succedani qualsevol cosa que pugui causar excitació o sotrac: begudes, esports o la identificació amb la vida il · lusòria dels personatges ficticis de la pantalla.

Aquest llibre m'ha vingut al cap al llegir l'entrevista recent al Papa Francesc a la revista Civilità Cattolica, que es pot llegir completa a


i de la qual us copio textualment dos fragments:

Si una persona dice que ha encontrado a Dios con certeza total y ni le roza un margen de incertidumbre, algo no va bien. Yo tengo esto por una clave importante. Si uno tiene respuestas a todas las preguntas, estamos ante una prueba de que Dios no está con él. Quiere decir que es un falso profeta que usa la religión en bien propio. Los grandes guías del pueblo de Dios, como Moisés, siempre han dado espacio a la duda. Tenemos que hacer espacio al Señor, no a nuestras certezas, hemos de ser humildes. En todo discernimiento verdadero, abierto a la confirmación de la consolidación espiritual, está presente la incertidumbre.

Un cristiano restauracionista, legalista, que lo quiera todo claro y seguro, no va a encontrar nada... El que tienda a la seguridad doctrinal de modo exagerado, el que busca obstinadamente buscar el pasado perdido, posee una visión estática e involutiva. Y así la fe se convierte en una ideología entre tantas otras.

Les declaracions del Papa Francesc
han estat rebudes com aire fresc per
moltes persones. Font: bloc de
 Cristianisme i Justícia
Aquesta entrevista m'ha sobtat molt perquè, s'interpreti com s'interpreti es situa clarament a les antípodes del
que un està acostumat a sentir 'des de dalt'. I quan dic 'des de dalt' no em refereixo només a la jerarquia catòlica, sinó a tots els tipus de 'poder' actuals, que de manera més o menys explícita ens van dient què hem de fer, què hem de pensar i fins i tot què hem de sentir. Així, tornant al context catòlic, un havia assumit en els últims anys que per ser considerat catòlic practicant, calia creure sense dubtar tots els dogmes, anar a missa, confessar-se, viure segons la moral tradicional i 'fer caritat'. I no és poca la gent que ha renunciat a la seva llibertat individual per seguir 'formant part del grup'. Qui no hagi crescut en un ambient catòlic pot creure que això és una tonteria, però, formem part del grup social que formem...fins quin grau ens atrevim a dissentir? Fins a quin punt la nostra vida és una renúncia a la llibertat individual i ens conformem a repetir consignes?

L'entrevista al Papa Francesc ens recorda a tots-creients o no- que som-o hem de ser-persones lliures. Això implica renunciar a la seguretat, però per arribar a ser qui realment som, hem de fer-ho. Acceptar l'incertesa, arriscar-nos. Com bé deia Erich Fromm en una frase plenament vigent, i en la qual podem veure reflectida a gran part de la societat actual: la conseqüència d'aquest abandó de l'espontaneïtat i de la individualitat és la frustració de la vida.



6 comentaris:

  1. Gràcies por hacernos llegar esa importante entrevista, Elisa. Disiento en algunas cosas, con permiso de Su Santidad, pero muy pocas.

    Conozco “El miedo a la libertad”, y no sólo como libro, pero como tal, también es uno de mis preferidos y me parece imprescindible para todo el mundo.

    Es muy importante y oportuno lo que cuentas, porque con las instituciones políticas tan débiles con las que contamos se crea un vacío de poder muy fácil de llenar por cualquier “iluminado” con carisma que pueda surgir, y me da miedo, porque podría arrasar y llevarnos al desastre. En fin, espero que no, y que el resto de Europa (aunque está bastante anquilosada) no lo permita.

    Cuando viajas por los caminos de España en coche y observas el paisaje te das cuenta de que la vida en los pueblos ha tenido que ser durísima. Si una mujer no iba a misa, malo; si tenía novio y no se casaba, ya no la quería nadie; si a un hombre no le gustaba el vino ni fumar, también estaba sentenciado, y como esto mil detalles más. ¿Cómo no iban a marchar tantos a las ciudades grandes? En más de una ocasión, me he sentido igual que el forastero que se ve en tantas películas del “oeste” cuando entras al único bar de un pequeño pueblo aislado, te miran de arriba a bajo, de frente y de soslayo, saludas y tardan en contestar, encima solía pedir un café o si el bar me parecía muy primitivo una Coca Cola; y ahora que me acuerdo, lo mejor era cuando alguna vez, iluso de mí, se me ocurría pedir un té con leche, yo creo que si no salía a tiros de allí era porque les daba pereza ir a por la escopeta a casa o porque, en el fondo, les daría lástima. Nunca tuve ningún percance, gracias a Dios, después de todo estaba de paso, pero aún hoy, vivir en pueblos ha de ser duro; en la ciudad se pasa más desapercibido y se es más libre.

    Saludos i bona nit!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola Esteban: He de confesar que yo no he leído la entrevista entera, pero los párrafos que copio me llamaron la atención. ¿Estar de acuerdo en todo? Eso es imposible con nadie. Ni uno mismo estaría de acuerdo con el que fue hace 4 ó 5 años ni con el que será en el futuro. Por eso mismo, siempre me ha resultado desagradable y sorprendente esa actitud de 'poseedor de verdades absolutas' con las que tanta gente habla y juzga.

      Las ciudades, coincido contigo, son mejores para quien quiere ser libre. Aún hoy en día, sea aquí, en la 'América profunda' o en Australia, un pueblo puede ser un tormento para cualquiera que no salga cortado por el patrón preestablecido (véase por ejemplo la película 'La boda de Muriel'). La literatura nos ha dejado descripciones valiosísimas en novelas como La Regenta o Doña Perfecta (prefecta en esta novela la confrontación entre la ciudad y el pueblo). Pero si no tienes interés en ser libre, es muy probable que acabes buscando la protección de un 'grupo' sea en la ciudad o en el monte o en la blogosfera. Normalmente este grupo se expresa en términos de nacionalismo, política o religión o alguna otra ideología, uno acepta sus credos y renuncia a su libertad de pensamiento, a su capacidad de discernir, como precio por el 'soporte emocional' que le brinda la pertenencia a ese grupo.

      Gracias por comentar. Saludos!

      Elimina
    2. Así es, ciertamente, Elisa, lo expresas perfectamente.
      Esa falta de respeto al diferente, ese pensar al unísono de forma impuesta... es tan primitivo y terrorífico que casi hace sentir el frío de la cueva en la espalda.

      Bona nit!

      Elimina
    3. Exacto... es el frío de la cueva, pero en versión moderna. Creo que todos los jóvenes tendrían que leer este libro (El miedo a la libertad), se les abrirían los ojos. Saludos!

      Elimina
  2. Tenemos que saber poner los pies en la tierra para poder llegar al Cielo. Espero y deseo que todos aportémos cordialidad y bondad para hacer un mundo mejor, y eso nos corresponde a todos los humanos. Hemos dejado olvidados en el trastero tantos valores, que quizá estén ya con moho, pero pienso que se pueden volver a lavar y planchar para voverlos a poner en función. Por un mundo mejor donde el ser humano ejercite amar y respetar.
    Un abraciño,
    Rosa María Milleiro
    http://poemas-rosamariamilleiro.blogspot.com.es

    ResponElimina
  3. Estimada Rosa María: Muchas gracias por tu acertado mensaje. A todos los humanos corresponde, ciertamente, la tarea de mejorar el mundo en el que vivimos. Tanta cultura del consumo y entretenimiento nos ha hecho olvidar realmente muchas cosas que hemos de desempolvar.

    Un abrazo!

    Elisa.

    ResponElimina