dimarts, 9 d’octubre de 2012

LES DONES I LA RECERCA


Florence Nightingale (1820-1910), pionera de
 l'infermeria moderna i de l'estadística sanitària
Fa dies vaig llegir una notícia al diari on es presentaven els resultats d’un estudi segons el qual la feina de les científiques és en general  menys apreciada que la dels seus col.legues masculins.

Si he de ser honesta a la veritat, en els anys que fa que em dedico a la recerca no he tingut aquesta sensació. De fet, mai he tingut la sensació de que la meva feina es valorés més o menys pel fet de ser dona.

És cert que avui en dia les dones segueixen tenint menys presència en la recerca. Tristament, només cal anar a qualsevol congrés (almenys en el meu camp, les matemàtiques)  per observar que, si  bé n’hi ha moltes de joves, n’hi ha molt poques de grans.

Marie Curie (1867-1934),  pionera en el camp
de la radioactivitat
Però aquest fet lamentable no és degut –crec jo, en base a la meva experiència-  a que la nostra feina, actualment, es valori menys. Bàsicament, després de molts anys d’experiència, la culpa de tot això la dono a dos fets fonamentals. El primer és la incomprensió (brutal) cap a la condició de mare.  De fet, és veritat que la vida científica s’ha pensat per persones ‘sense obligacions familiars’. Viatges i  congressos, especialment, resulten altament incompatibles amb tenir bebès. De totes maneres, en aquest aspecte crec que el temps actua a favor nostre. Per una banda, els recursos digitals han fet innecessaris un bon percentatge de viatges (inclús molta gent ‘sense obligacions familiars’ m’ha comentat que, amb les noves tecnologies, troba ja innecessari i inclús una pèrdua de temps fer congressos que durin més de 2-3 dies). D’altra banda, la mentalitat, encara que a poc a poc, està canviant. Si bé per desgracia per les nostres contrades ser mare no té cap mena de reconeixement social (si algú creu que exagero, recordo que per alguna raó tenim una de les taxes de 
Lise Meitner (1878-1968), va introduir
el concepte de fisió nuclear
natalitat menors de tot el planeta), a l’estranger he trobat ja menys incomprensió. I fins i tot tinc ja força  col.legues masculins… que no s’avergonyeixen de dir que organitzen el seu calendari i horari laboral tenint en compte la seva vida familiar!

El segon fet és, desgraciadament, dins nostre, dins de nosaltres mateixes, i és la poca valoració que fem les dones de la nostra pròpia feina. En general, si una dona i un home han fet dues feines d’igual nivell, la dona dubtarà molt més de la seva vàlua. És cultural? No ho sé, però és així.  Això implica, entre d’altres, que a l’hora d’escollir feina, la buscarà per sota dels seus mèrits i de les seves capacitats, ja que tendeix sistemàticament a minusvalorar prou aquests últims. Això, de per si, és un fre, un veritable autofre. És ben curiós fixar-se en els joves que presenten la seva feina als congressos. Les noies acostumen a estar molt més preocupades de causar bona impressió (per més que presentin un treball publicat a una molt bona revista i per tant, sigui objectivament innecessari tenir aquesta preocupació), o per respondre bé totes les preguntes (com tenint por que les ‘tombin’).


Rosalind Franklin (1920-1958), autora de
la famosa 'Fotografia 51', que va permetre
deduir l'estructura de l'ADN
Quan escric aquest post recordo especialment a una noia que presentava aquest estiu un article publicat a una molt molt bona revista (tenia talent,  la seva feina era bona i havia estat ben valorada i publicada).  Em pregunto si d’aquí a 10 anys la tornaré a trobar o si ho haurà acabat deixant. Espero que amb el temps les coses realment canviïn, que el món de la recerca acabi de transformar les seves estructures per poder aprofitar el talent de tothom, homes i dones, no només el de les persones ‘sense obligacions familiars’. I espero que els prejudicis socials que les mateixes dones tenim arraigats i ens frenen per dins acabin desapareixent. 

He inclòs en aquest post les fotos de dones que han estat cabdals en àrees que avui ens resulten bàsiques. És el meu homenatge personal cap a elles i la meva contribució a que la seva feina sigui coneguda. 

10 comentaris:

  1. Me sumo a tu homenaje y manifiesto mi profunda admiración por las mujeres que citas.
    Me resulta muy curioso y chocante lo del “autofreno”, creo que es algo incomprensible desde una mentalidad masculina, y lo lamento. Supongo que será algo cultural, ¿quizá también biológico? Conozco a una científica rusa (física especializada en el campo del láser) y me asombra cómo ante algunas importantes decisiones de su vida pesa mucho más su vertiente de esposa y madre que su brillante faceta de investigadora. En lo que la conozco, y en su caso, pienso que el aspecto más influyente en ella es el biológico y muy, muy poco el cultural.
    También parece que la atomización de la familia (fenómeno reciente de pocas décadas acá) deja bastante menos libertad a que las mujeres desarrollen sus talentos y dones en el campo profesional. No hace tanto tiempo, los niños se criaban con la intervención de varias personas: abuelos, tíos, primos... Yo mismo me crié así y la máxima autoridad, sin ninguna duda, la tenía mi abuela materna siendo querida y respetada por todos. No sé, pero creo que ninguna sociedad se puede permitir el lujo de desperdiciar lo que puede aportar la mitad de sus miembros.
    Interesante artículo, Elisa, porque -entre otras cosas- siempre nos haces pensar en aspectos sobre las que pocas veces reflexionamos. Moltes gràcies!
    ¡Saludos!

    ResponElimina
  2. Hola Esteban: Me parece sorprendente que te hayas dado cuenta del efecto de la atomización de la familia en el desarrollo del talento por parte de las mujeres. Porque es realmente así. Mira la lista de científicas 'mayores' que hablarán en un congreso. Al menos en mi área, y aunque a muchos les cueste de creer, no hay centro-norte europeas. En esos países, la familia (atómica) 'gira' entorno al trabajo del padre de familia. Es cierto que las leyes permiten una mayor conciliación laboral-familiar, pero el modelo familiar supedita la actividad femenina. Es un esquema mental muy diferente al que tenemos en un modelo mediterráneo, donde 'giramos' alrededor de la familia, lo cual permite, paradojalmente, que muchas mujeres (parte de la familia y por tanto apoyadas por ésta, incluso por sus maridos!) desarrollen muchos de sus objetivos.
    Sobre lo de la científica que conoces... pues a riesgo de parecer anticuada...¡me parece fenomenal que ponga por delante su vida personal! Si lo que encuentro horrible es que muchos hombres (y actualmente también mujeres) no lo hagan. He visto niños cambiar de país varias veces en pocos años, siguiendo la 'carrera' del padre. No me parece justo para los niños, la verdad. A propósito de esto me gustó mucho oír una vez esta frase de Michelle Obama: "Mi familia para mí es lo primero porque si no podemos criar a nuestros hijos y darles una vida saludable, ¿cómo los ciudadanos pueden confiar en nosotros para solucionarlos problemas del mundo?”
    Me ha sorprendido leer que lo del autofreno resulta incomprensible a un hombre...Nunca había pensado en ello. Pero tú sabes que existe. De hecho, has visto como muchas mujeres se 'autofrenan' a la hora de aprender a conducir (mejor que conduzca 'él', piensan, presuponiendo que 'él' tiene unas mejores aptitudes 'innatas'...)
    Saludos!!!!!!!!!!!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola Elisa:
      No te sorprenda, mis alumnos me han enseñado mucho. Enseñar en un “aula de un metro cuadrado” como dice un colega y amigo dando clases... particulares, en realidad, ayuda mucho a tender puentes por donde circulan en doble sentido ideas, conceptos, experiencias, conocimientos... Y procuro ser como un niño: una esponja.
      No conozco prácticamente nada de los entresijos del mundo científico pero no me esperaba oír lo que dices (y en absoluto lo dudo, por supuesto), además, pensando un poco en ello es lógico, y una paradoja, pero claro, reduciendo la familia a su mínima expresión es muy difícil que la mujer pueda desarrollar su talento y es una lástima que por aquí se este implantando tanto ese esquema.
      No me pareces nada anticuada, Elisa, pero... no sé, creo que la mujer que mencioné exagera, y me da pena, ¿qué va a pasar con su talento? Creo que todos tenemos un don y debemos desarrollarlo. Es muy muy importante, incluso vital, querer y cuidar de hijos, cónyuges, padres... Dejarnos querer, cuidar, mimar... Pero todo tiene su tiempo y su medida ¿no? La cita de Michell Obama me gusta, es una opción perfectamente respetable pero no excluyente, ¿verdad? No sé, es que la vida resulta muy compleja porque conozco y he conocido personas que pasaron muy poco tiempo con sus padres cuando niños ya que estos trabajaban y viajaban mucho, algunos también cambiaron varias veces de ciudad y país... y sin embargo los adoran, son buenas personas, agradables y parecen muy sanas de cuerpo, corazón y mente. Lo veo difícil, pero generalizar es más fácil y, desde luego, prefiero los esquemas mediterráneos son... como más naturalmente primitivos y esencialmente sabios, además, creo que allende Pirineos y Alpes inspiran una sana envidia, no en vano los pilares de nuestra cultura, de medio mundo y con importante influencia en la otra mitad siguen teniendo sus cimientos en Grecia y Roma.
      Sí, he visto a muchas mujeres ponerse freno y siempre me ha producido tristeza. Pero nosotros también nos auto limitamos, claro. Cambiarán las “razones”, pero también lo hacemos y también me apena. En eso me dan mucha envidia los niños, hay muchos aspectos en ellos que deberíamos imitar y, por supuesto, nunca reprimir. Siempre nos equivocamos, pero es como en la carretera: salvo errores muy gruesos, siempre se puede corregir. Al hilo de todo esto, vienen a mi memoria unos versos de Machado que me gustan mucho y seguro que conoces, pero me estoy dando cuenta que hace tiempo que los tenía como olvidados y me siento alegre de encontrarme con ellos: “Cuatro cosas hay en tierra que no sirven en la mar: ancla, gobernalle, remos y miedo de naufragar”.
      Bona nit!!!

      Elimina
  3. Desde luego, hay gente que ha cambiado de residencia por motivos varios y que tienen una envidiable relación padres-hijos. Lo que a mí me disgusta, y quizás cuesta ver el matiz, es esas familias donde el marido- o quien sea- sólo piensa en su 'carrera' y todos los demás le siguen con las maletas. Y también creo que hay una diferencia entre lo que entendemos como 'carrera profesional' y la 'realización personal'. Son conceptos diferentes, aunque los medios de comunicación los usan casi como sinónimos, pero es muy diferente. Una persona obcecada por su carrera busca su éxito y tiende a no escuchar las necesidades su familia. Eso es lo que detesto. Una persona que busca sus sueños es diferente, es empática y busca también que se cumplan los de su familia.
    En nuestra cultura oponemos el concepto de realización con el de madre, como si fueran conceptos excluyentes. Pero no es así o no debe ser así. Todos los miembros de la sociedad tenemos una vocación personal y la debemos realizar, y una buena familia, sana mentalmente, es aquella en la que entre todos conseguimos realizar los sueños de todos.
    Me gusta mucho la cita de Machado. Hace tiempo que no leo poesía, pero era uno de mis favoritos.
    Saludos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. ¡Entendido! Está muy bien explicado, Elisa, y lo comparto. ¡Gracias!
      Personalmente, el concepto que más me importa es el segundo: “la realización personal” y tengo el sueño desde hace bastantes años de que ahondando en él y cultivándolo, automáticamente, deriva en el otro: “carrera profesional” aunque, seguramente, no tal como normalmente se entiende. Quizá sea esto a lo que hace referencia la famosa parábola en que Jesús dice a sus discípulos algo así como “¿por qué os preocupáis? Las flores del campo y los pájaros del cielo no lo hacen...”
      La definición que haces de buena familia es perfecta, ¡qué diferente de la que nos enseñaron y se empeñan en hacernos creer!
      Me alegra que Machado sea uno de tus poetas favoritos, para mí lo es desde que conocí su obra siendo niño. Es una seducción vitalicia, por lo menos.
      Moltes gràcies! ¡Saludos!

      Elimina
    2. A mí también me impresionó fuertemente lo del 'Olmo seco...' y aquello de 'Caminante no hay camino...' Aún recuerdo cuando estudiábamos estos poemas en clase, por allá los 80. No entiendo mucho de poesía, pero ¡qué sencillos, expresivos y hondos que eran los textos de Machado!
      Aún ahora me cuesta mucho entender esta parábola que citas. ¡Si no me preocupo por comer no comeremos! Quizás nos recuerda que cambiemos nuestro chip capitalista, nuestra obsesión por 'producir', y hagamos 'paradas en el camino' que nos permitan reorientar mejor nuestras vidas. Pero no lo sé, me cuesta realmente entender el sentido de este texto.
      Saludos!

      Elimina
    3. Tampoco yo entiendo casi nada de poesía pero me gusta mucho, me parece un arte extremadamente difícil. También pienso que el conocimiento ayuda, claro pero, por sí solo, no vale nada para admirar una obra de arte; el verdadero artista hace llegar sentimientos, emociones, ideas, conceptos... Incluso a personas que apenas si han pisado la escuela.
      Tampoco estoy seguro de entender la parábola, pero al hilo de tu anterior comentario se me ocurrió lo que te dije y creo que enlaza con tu explicación perfectamente. Pararse en el camino es una excelente idea; me encanta intentar sentir la eternidad en cinco minutos. Hasta juraría que a veces lo logro, pero no lo puedo probar. El tiempo se me antoja una dimensión paradójica, y hablando de esto, mira a Einstein, no parece que se preocupase mucho por “su carrera” ni por cómo vivir (leí su biografía y todo lo que escribió excepto la parte más técnica -digamos- de su obra, me falta mucha preparación para ello), recuerdo por ejemplo, que le gustaba navegar en barco de vela y nunca lo tuvo, pero se lo dejaba un amigo rico. Siguiendo con la parábola, en más de una ocasión, sin tener qué comer y sin pedirlo ni decir nada, sintiendo ya bastante hambre, pude hacerlo gracias a ser invitado por personas que acababa de conocer, son largas historias, pero me ocurrieron. Claro que tenemos que repostar todos los días; desde luego, el cuerpo humano comparado con un coche tiene mucho mantenimiento y escasas prestaciones y fiabilidad, y sin embargo es una maravilla. Con todo, la parábola más enigmática para mí es aquella en la que se cuenta que “más difícil es que un camello pase por el ojo de una aguja a que un rico entre en el Reino de los Cielos”. Y mira que pensé en ello, pero nada. En fin.
      Bona nit! ¡Saludos!

      Elimina
  4. Sí, Esteban. Si de algo me arrepiento es de no haber hecho suficientes paradas en el camino. Teresa Forcades, en la entrevista que le hicieron en el programa 'Singulars' ('El Capitalisme no és ètic') explicaba muy bien el por qué de parar, mirar nuestra vida, nuestros valores, con prespectiva, para poder redireccionar correctamente nuestra vida.
    Einstein decía algo parecido, aunque no he encontrado la cita por Internet. Decía que un gran enemigo de la investigación era ... lo que hacemos: publicar, publicar y publicar artículos. Decía que la manera de descubrir algo importante era perder el tiempo mirando la ventana... Bien, esto es un tema muy polémico, porque a nadie le van a pagar por mirar por la ventana y la única manera de evaluar objetivamente a un investigador es mirar sus publicaciones. Pero el sueño de muchos investigadores es 'llegar arriba', no por el sueldo, sino sobretodo para 'dejar de ser evaluados' y poderse dedicar libremente a los problemas que les apasionan sin la presión de obtener resultados en breve.
    Saludos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Es una pena que el mundo de la investigación científica funcione así. Lástima de aquellos mecenas del Renacimiento. Ese “mirar por la ventana” también me lleva a relacionarlo con lo que hablamos de pájaros y flores. También me hace pensar en que muchas veces (demasiadas) se valora injustamente lo falso frente a lo verdadero y el parecer y aparentar contra el ser. Se puede observar en muchos trabajos a personas que parece que se afanan y, realmente, no hacen casi nada pero cobran igual que quien verdaderamente trabaja. Conozco algunas empresas que, incomprensiblemente, tienen más trabajadores de los que necesitan sin que estos sean parientes ni amigos. Es algo muy curioso, parece que el empresario lo hace por aparentar un mayor status. Por otra parte, siempre me llamó la atención una frase muy extendida entre personas que trabajan por cuenta ajena: “A mí no me pagan por pensar”, pues se debería, muchas veces se debería pagar por pensar.
      ¡Saludos!

      Elimina
  5. Decía Einstein algo así como que la Ciencia era maravillosa... si no tienes que dedicarte a ella. En realidad, creo que esto pasa con cualquier trabajo.
    Hoy en día un problema añadido es que damos mucha importancia a la forma y menos de la necesaria a la 'chicha'. En casi todos los trabajos han aparecido mecanismos de 'supervisión' cuya maquinaria comienza en muchos casos a tener un peso desproporcionado, comparada con la maquinaria productiva.
    Saludos!

    ResponElimina