dimarts, 18 de març de 2014


PROU

Vivim en un món en que és freqüent llevar-se i veure imatges com aquesta:

http://www.lavanguardia.com/internacional/20140318/54403789677/siria-mercado-guerra.html

Quina raó pot haver-hi per justificar-ho? No n'hi ha, de justificació. Guerres, conflictes, mantinguts per interessos mesquins.

Capitalismes salvatges, explotació del feble, decisions preses en despatxos que porten a morts i més morts. Decisions que trunquen la vida de persones, persones amb projectes, família, amics i somnis, com tu i com jo. 

I mentre 'no ens toqui', seguim indiferents, adormits, en la nostra bombolla de comoditat, sense treure el cap a fora, sense adonar-nos que tots aquests que pateixen, víctimes de guerres, víctimes de la pobresa,  no són números ni estadístiques. Són persones, com nosaltres. Senten, com nosaltres. Estimen, com nosaltres.  Són únics, com tu i jo. 

17 comentaris:

  1. Este post es un grito cierto y terrible al que me sumo, Elisa.
    Hace unos días vi en un telediario como dos cazas lanzaban su cargamento de dolor y muerte contra unos bloques de viviendas normales en una población de Siria. Si la guerra siempre provoca náuseas, estas escenas las multiplican por infinito.
    Desde hace muchos años, pienso regularmente en estas cosas, he participado en largas conversaciones con amigos y compañeros sobre ellas, también hemos discutido, pero lo peor de todo, quitando el inmediato dolor de cuantas personas lo sufren, es la sensación de absoluta impotencia que se tiene por no ser capaz de atisbar ninguna solución. Y quiero pensar que hay políticos, militares, miembros de organismos internacionales, etc. con buena voluntad, pero, ¿qué demonios podemos hacer? Y en África hay guerras eternas, cuando cesan en un país comienzan en otro... La humanidad lleva miles de años con el mismo problema. Pocas generaciones y en pocos lugares del mundo han vivido sin guerras, nosotros somos unos privilegiados, de momento. ¡Qué desastre, Dios mío!
    Saludos y gràcies por la reflexión.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Tienes razón, Esteban. La sensación de impotencia es total, aunque creo que si la opinión generalizada hacia las guerras fueran de una oposición total, no abría tantas. Creo que el problema de fondo es que aún pensamos en lo de las 'guerras justas' o 'necesarias' y con esto las justificamos, nos las 'cuelan' y continúa el horror. Pocas guerras creo que se puedan justificar: sólo aquellas hechas en defensa de quien es atacado, pero claro, con este 'paraguas', interpretado en 'sentido amplio' se nos cuelan muchas atrocidades. Saludos!

      Elimina
    2. Es cierto, nos dejamos manipular con demasiada facilidad, tenemos miedo y no nos acabamos de creer la fuerza que tendríamos si estuviésemos unidos. Es una pena, que no seamos conscientes de que la fuerza debe salir de nosotros, concentrarla y comunicarla.
      Leyendo tu post recordé que en el fin de la guerra de Vietnam tuvo mucho que ver la presión ciudadana; pero los políticos extrajeron conclusiones sobre ello de las que se aprovechan bien ahora, nos inculcan el miedo y han convertido el terrorismo en un enemigo invisible y amenazante, casi fantasmal, contra el que todo vale. Ojalá me equivoque, Elisa, pero lo tenemos muy difícil.
      ¡Saludos!

      Elimina
    3. Veo que escribí 'abría' sin 'h'... lo siento.
      Yo estoy segura de que el 99,99% de guerras lo son por intereses: geopolíticos, económicos, venta de armas, hacerse con los recursos de un país... pero como esto la sociedad no lo aceptaríamos se nos venden unas como necesarias (para llevar la democracia, por ejemplo) y otras como inevitables (aunque seguramente están muy 'alentadas' por grupos que venden armas o a los que el conflicto les resulta beneficioso). Es una vergüenza. Saludos!

      Elimina
    4. Tienes razón. Y las guerras han mudado sus formas, nos hacen burla descaradamente, se justifican invasiones como "misión humanitaria", y mucha gente se lo cree. Los poderes ejecutivo y económico controlan los ejércitos mejor que nunca, el acceso de la prensa a los conflictos limitado y censurado. Los medios, en general, creo que nunca fueron tan dependientes como ahora. Es un vergonzoso y penoso espectáculo ver tantas ruedas de prensa convocadas por políticos en las que está prohibido hacer preguntas. Un escándalo. Y nadie se planta, con lo fácil, legal y pacífico que sería: ¿No podemos preguntar? No vamos. Yo no tengo noticia pero tú no tienes voz; claro que entonces el que no da voz no tendrá dinero. En fin. Qué lástima coincidir contigo en esto: ¡Una vergüenza!
      Te aseguro que no me di cuenta de esa letra que faltaba. Da rabia, pero qué se va a hacer: eres humana y honesta, y ambas cosas tienen sus inconvenientes. Gràcies.
      ¡Saludos!

      Elimina
    5. Es que es el mundo al revés. Por un lado vamos a la guerra por 'los valores y la libertad'' y por otro negociamos con dictadores. ¿Pues en qué quedamos? Hemos perdido el Norte, la capacidad de reacción y el más elemental sentido común. Gracias por tus palabras, siempre tan en el clavo y siempre mirando qué hay detrás de este escenario que nos montan ¡Saludos!

      Elimina
    6. Moltes gràcies, Elisa!
      Es como dices, tienes mucha razón. Pero tengo fe y esperanza, aunque a veces cuesta.
      Saludos y buen fin de semana!

      Elimina
  2. ¡Hola, Elisa!!!

    Nos dejas un texto muy necesario, en todos los blogs de mundo debería plasmarse una denuncia como esta u otras parecida; hacer algo así como una concentración, aunque seguro que sería una utopía. Pero no estría demás.

    Pero pienso, que es una aberración sin límite en el siglo XXI, con los avances, se retroceda para equiparnos a las guerras, para la frustración, para la sangre vertida (de los más inocentes y de todo un pueblo).
    Pienso que el mundo padece de gobernantes eficaces que nos protejan, que nos ayuden a progresar -a crecer como personas, en este momento y en el mañana, que vayamos todos asidos de la mano y ayudando a levantar pueblos, en necesidad, a curar enfermos y erradicar enfermedades. ¡No, no necesitamos armas! Es otra cosa lo que se necesita, por ejemplo hospitales para curar enfermedades, para sanar a los heridos para prosperar en la vida. Es mi sencilla opinión.


    Me he enrollado perdón.
    Gracias por regalarnos tus importantes reflexiones.
    Ha sido un placer.
    Te dejo un beso y mi estima.
    Se muy -muy feliz

    ResponElimina
    Respostes
    1. Estimada Marina: Muchas gracias por tus palabras. Tienes mucha razón, pleno siglo XXI y no hemos conseguido avanzar en la erradicación de las guerras.
      El 'no matarás' es un precepto fundamental en cualquier cultura, pero es sorprendente cómo se encuentran caminos para justificar no cumplirlo. Las guerras son prueba de ello. Muy pocas acciones militares tienen justificación real (defensa), la mayoría responden simplemente a intereses. Por eso no me extraña que haya tantos militares que sufren problemas psíquicos al volver de un conflicto. ¿Sabías que el número total de soldados que se suicidaron desde que volvieron de Afganistán supera a la cantidad de militares muertos en combate allí?:
      http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/06/130531_estres_postraumatico_soldados_eeuu_bd.shtml
      Un abrazo!

      Elimina
  3. Hola Elisa, ufff!!! Me ha quedado estupefacta con semejante noticia, pero claro está, después de vivir un infierno de horror de sangre derramada, de personas inocentes; no es de extrañar su trastorno, su depresión y naturalmente, piensan que la vida no vale nada. Pobres hombres.
    Un beso, Elisa. Y feliz fin de semana.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues sí, yo también creo como tú que estos transtornos no son nada más que la respuesta natural a la barbarie que han vivido. Creo que muchos militares van a los conflictos convencidos de que trabajan por altos ideales y que luego chocan con la verdad y ven que ésta no concuerda con lo que pensaban. Hay películas sobre el tema que creo tendrían que ser de obligado visionado. Quizás la que más me gusta es 'En el valle de Elah'. Un abrazo!

      Elimina
  4. Querida Elisa: Me hiere la palabra guerra, me lleva a un estado de impotencia donde las lágrimas hacen surcos de ríos y compromiso. Es triste que en el siglo de tantos adelantos, se siga promulgando la muerte de siseño. ¡No la la guerra!
    Un abraciño,
    Rosa María Milleiro

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sí, tienes razón, en lugar de evitar muertes se crean guerras, que responden a intereses de unos pocos y cuyo precio pagan inocentes. Un abrazo!

      Elimina
  5. ¡Hola, Elisa!

    Paso a saludarte y desearte lo mejor del mundo. Feliz Día.
    Y abrazo de estima y gratitud.

    A kiss.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchas gracias por tus palabras. Un abrazo!

      Elisa.

      Elimina
  6. ¡Hola, Elisa!!!

    Muchas gracias por tu visita: Estaré un tiempo ausente del ordenador, deseando que no se alargue. Por lo tanto no entraré en vuestros respectivos espacios y lo siento de verdad. Aunque, de vez en cuando me acercaré si puedo un poquito.

    Ésto es mi vida, si me falta... Se va la ilusión y sin ilusión, no hay vida.
    Un fuerte abrazo y feliz Semana Santa.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Espero verte muy muy pronto de nuevo en la red. Y tienes razón. La ilusión es el motor de nuestras vidas. Feliz Semana Santa y un abrazo!

      Elimina