dimarts, 23 d’abril de 2013

L'ESTAT DEL BENESTAR I ELS VALORS

L'aula. Aquí ens formem i obrim la ment al món.
Tots els nens hi tenen  dret. Font. Internet
Avui no ha estat una diada de Sant Jordi qualsevol. Avui he vist un nen venent roses en horari d'escola. Evidentment sé que sempre hi ha hagut problemes d'absentisme escolar, però la 'normalitat' de l'escena, sense que ningú s'escandalitzés, m'ha resultat molt colpidora.

D'alguna manera estem acceptant, gradualment, la desaparició de l'Estat del Benestar. Un nen fora de l'escola en horari escolar hagués provocat, fa pocs anys, més d'un comentari. Ara es veu 'inevitable': si hi ha famílies amb tants pocs recursos que no tenen ni roba decent per a que els nens vagin a l'escola, ni els poden comprar els llibres, ni poden acompanyar-los...


Si l'Estat deixa de banda els nens i no és capaç de garantir-los els serveis mínims en Sanitat i Educació hem traspassat la línia vermella. Queda aleshores clar que la prioritat de la nostra societat no és l'individu, sinó potser altres coses. Potser els interessos de les grans corporacions, o dels grans capitals. Però evidentment no els dels seus ciutadans.

Manifestació contra les retallades en la sanitat pública.
Font: La Vanguardia
Fa temps que, com un verí lent, s'ha anat estenent la
idea que l'Estat del Benestar és una espècie de luxe massa car. Ho és? Doncs segons dades del Prof. Vicenç Navarro, rotundament no. Tal com cita en el molt interessant article http://www.vnavarro.org/?p=8620&lang=CA#more-8620, en Sanitat, Catalunya i Espanya es gasten només un 6% i un 7,5% del PIB, mentre que aquesta xifra és del 17% en un país amb la sanitat privatitzada com els EEUU. Evidentment, aquest sistema serà millor per les companyies asseguradores, però no de cara a garantir una atenció sanitària pels ciutadans. 

Una altra idea que s'ha anat estenent com un lent verí és la de que no tots podem viure bé. O el que és el mateix: podem veure com cada dia el nostre sistema econòmic trepitja drets fonamentals de les persones i ho assumim com inevitable, ens sembla normal que el món sigui un campi qui pugui on la qüestió és intentar mantenir-nos, a nosaltres i la nostra família,  a 'flote', tan 'a flote' com puguem. I els altres, doncs... les coses són així, el peix gros sempre es menja el petit, què hi farem.

Idees tan pernicioses ens arriben a través de la TV i de tots els canals de comunicació, creant un estat d'opinió que permet passivament la progressiva destrucció de l'Estat del Benestar i ens allunya d'algunes de les fites més importants de la nostra civilització, com ara la tradició humanística, que ens feia valorar la dignitat intrínseca de cada persona, i que posava aquesta dignitat en el centre d'actuació.

Lamentablement cada cop més ens allunyem d'aquesta tradició humanística. Cada cop més pensem que un món centrat en els valors humanistes és una utopia o una ingenuïtat. Quan la
No hi ha res més important que la dignitat humana.
Tots tenim aquest dret.
Cap sistema econòmic o polític té dret a negar-lo.
dignitat humana ha de ser l'objectiu fonamental, irrenunciable i central de qualsevol política. O si no, en quin tipus de civilització ens convertirem? Quins són els valors que la sustenten?

Podem escollir. Podem escollir apostar per una societat cohesionada, centrada en el benestar col.lectiu. O bé acceptar viure en un campi qui pugui on uns quants siguin molt rics però una part de la societat (molts d'ells nens sense cap culpa) caigui en l'exclusió. Siguem conscients!  

4 comentaris:

  1. Me ha gustado mucho el artículo, vas a la raíz. Ese "sálvese quien pueda" parece una lluvia podrida y vertical (de arriba abajo) que pretende impregnar el ánimo de todos de insolidaridad y que ataca -como bien dices- la dignidad del ser humano.

    Sanidad y educación deberían ser intocables. ¿Cómo es que una empresa privada esté dispuesta a gestionar la salud? Sólo hay una forma de que puedan tener beneficios (aunque fuesen moderados): Bajando prestaciones, personal y sueldos; y compensando con subvenciones. Con lo que al Estado ha de salirle más caro. Todos pierden, excepto unos pocos empresarios y políticos corruptos. Y ni se les tuerce el gesto cuando lo dicen, tienen la cara blindada. ¡Qué vergüenza!

    Me ha gustado también la carta del profesor que publica La Vanguardia (lo de los cinturones de seguridad es impresionante), dan hasta miedo.

    Gràcies por removernos la conciencia con la imagen que nos traes de ese niño vendiendo. Y hablando de niños, hay un hecho en mi familia que me dejó impactado: mi abuelo paterno, empezó a trabajar en una mina de carbón con 9 años. También conozco a dos mujeres que aún viven que comenzaron a trabajar en casas con 6 y 12 años, respectivamente. Y una ni llega a los sesenta. No fue hace tanto. Como dicen los anarquistas, no deberíamos dar ni un paso atrás, ni para coger impulso.

    ¡Saludos!

    ResponElimina
  2. Sí, es impresionante. Deberíamos exigir datos concretos, pero no lo hacemos. Nos conformamos con ser seres pasivos que asimilan las ideas que se vierten en los medios. Ha corrido la idea de que la gestión privada es 'más eficiente' porque pide más a sus trabajadores, mientras que la pública está llena de funcionarios, los cuales todo el mundo da por hecho (magnífica labor que han hecho los medios para ir colando esta idea) 'que no hacen nada'. ¿De verdad no hacen nada nuestros médicos?? ¿De verdad lo harán mejor cuando criterios de lucro se mezclen por en medio? Está claro que no. Datos, informes y sentido común lo dejan bien claro.
    Pero ya lo decía Goebbles (jefe de la propaganda nazi): 'Una mentira mil veces repetida... se transforma en verdad'.

    Estas ideas han calado tan hondo que hasta gente que empezó a trabajar a edades tempranas (10, 12 años) percibe que eso es lo 'normal' y que lo que hemos vivido estos últimos años ha sido una especie de espejismo insostenible. Todo esto da barra libre a las privatizaciones, a las acumulaciones de riqueza, el aumento de las desigualdades y la destrucción del estado del bienestar para beneficio de unos pocos. ¡Es increíble cómo lo aceptamos!

    Y desde luego que los medios dicen cosas con poco rigor, que asimilamos sin que reflexionemos demasiado sobre ello (como en el caso que citas sobre el cinturón), circunstancia debida, en gran parte, a nuestro cada vez menor bagaje cultural y espíritu crítico, a la vez qeu a una pérdida importante de los valores morales frente a los valores 'capitalistas' como status, figurar, etc. Han conseguido que cada vez la gente sea menos consciente, limitándola a una vida triste que consiste en estar conectado y consumir toda una sarta de cosas inútiles. Un panorama bien triste.

    Saludos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ciertamente es muy triste, Elisa. Creo que ya van más de dos décadas en las que apenas se trasmiten valores. Ni en casa, ni en la escuela, ni en la Iglesia, ni la sociedad... Se ha "educado" en el tengo derechos pero ninguna obligación ni responsabilidad. La clase dirigente ha tratado a la población como el traficante de droga a su "cliente", primero la regala, esclaviza con la adicción y luego la cobra. Así tenemos una sociedad dividida hasta el límite del individuo, hedonista y violenta. ¡Es muy triste! Pero, así y todo, también es cierto que el ser humano tiene espíritu de Ave Fénix. ¡Así sea!

      Bona nit!!!

      Elimina
    2. Tienes mucha razón. Hace mucho tiempo que los populares libros de auto-ayuda están muy centrados temas como 'sea usted más feliz' o 'cómo tener éxito', en detrimento de otros posibles, como 'sea usted mejor persona' o 'cómo contribuir a un mundo feliz'.
      El precio de todo ello es muy alto. Difícilmente se va a ser feliz si uno no se siente orgulloso de su contribución a la sociedad en la que vive.
      Saludos!

      Elimina