dissabte, 19 de gener de 2013


LA VALENTIA D'OPINAR EN PÚBLIC



Teresa Forcades, en el seu vídeo sobre la Grip A.
Font: Internet
'Quin valor!', és el que em va venir al cap quan vaig saber que Teresa Forcades havia obert la seva pàgina web (http://teresaforcades.wordpress.com/), lloc des del qual podem descarregar-nos alguns dels seus últims articles, conferències i entrevistes, així com interessants vídeos sobre vacunes.

Vaig pensar que si jo estigués en el lloc d'aquesta religiosa benedictina, metgessa i doctora en sanitat pública,    i no estigués d'acord amb aspectes del funcionament de la nostra sanitat (en particular, amb l'actual introducció a Catalunya de la vacuna del virus del papil·loma en el marc de vacunacions sistemàtiques en noies de sisè de primària, o en el cas de la vacuna de la Grip A),  em limitaria segurament a compartir les meves opinions amb familiars i amics. Potser, com a molt, repartiria alguns fulls entre els coneguts, de manera anònima i discreta. Aquesta actitud em permetria mantenir més o menys la consciència tranquil.la a la vegada que no m'exposaria a cap problema. És a dir, em permetria allò que en diem 'nedar i guardar la roba'.  

Però és suficient accedir al document següent sobre la vacuna del virus del papil·loma:


Virus del Papil.loma humà. Font. Internet
per adonar-se que el que impulsa a aquesta religiosa no és precisament nedar i guardar la roba. Teresa Forcades opina amb fonament, professionalitat, obertament i amb total llibertat sobre un tema que és actualment de gran interès públic, participant i influint d'aquesta manera amb gran rigor i generositat en la societat.

L'actitud de Teresa Forcades contrasta amb la que tenim majoritàriament els de la seva generació, grans experts a vigilar el què diem, i a qui, on i com ho diem, a mantenir un perfil baix i no destacar. Potser degut a que ens van criar pares i mestres que van viure la major part de les seves vides sota una dictadura, hem conviscut tota la vida amb frases com 'vigila què dius', 'no et fiquis en problemes', etc. I no sé si és per això però el cert és que tenim una nul.la tendència a dir públicament les pròpies opinions... Per por, per si de cas, per si ens sent no sé qui o per si passa no se què,... la realitat és que desportiquem molt 'en petit comité'... i callem del tot públicament.

Això ens porta, no només a no involucrar-nos en el que entenem com 'vida política', sinó inclús a apartar-nos del que seria la normal participació ciutadana. I ben mirat, no és el nostre deure i el nostre dret, participar en la societat? Què té que tenir d'extrany que els professionals, els experts en qualsevol matèria, opinin lliurement? Per què conformar-nos a que el món el moguin 'altres fils', a que la informació la distribueixin els grans mitjans, sense donar la nostra opinió públicament sobre aquells temes que coneixem a fons?

No parlar, no sentir, no veure.... o informar-se i participar?
Font: Internet

Teresa Forcades, des de la seva pàgina web, em recorda dues coses molt importants: a) la importància de  tenir una cultura que ens permeti tenir una opinió formada, rigorosa i lliure, i b) la necessitat i el deure de participar en la societat, no som a simples usuaris-expectadors, sinò com a membres actius i generosos.

Ningú de tots nosaltres és perfecte. Tots avancem amb les nostres limitacions. Però la nostra participació generosa en la societat és important. No deixem que les nostres pors ens impedeixin deixar el nostre gra de sorra en la construcció d'un món millor!



8 comentaris:

  1. Acabo de ver tu entrada, pero la he leído apresuradamente y sin abrir los enlaces. Volveré a ella con más calma y tiempo, pero te adelanto que no te veo nadando y guardando la ropa, menos aún te imagino repartiendo impresa tu opinión de forma anónima. Aunque es muy cierto que el miedo nos puede mucho y que la herencia de la larga dictadura aún está muy vigente.
    Tocas otro tema muy difícil. ¡Tienes valor!
    Bona nit!

    ResponElimina
  2. Creo que tenemos una gran tendencia a ser 'discretos', todos los de mi edad, y cuesta mucho ser conscientes de ello, entre otras cosas porque es lo que hemos vivido: siempre ha sido así, todos lo hacemos así, 40 años de dictadura dejaron su huella. Creo que esto tiene que ver también con que no pensamos ni elaboramos nuestras ideas, sino que nos limitamos a adoptar las ideas del grupo social al que pertenecemos (el pensamiento único, del cual comentas tú muchas veces y del cual tengo ganas de escribir un post). No es sino pasando etapas en países con más tradición democrática o viendo ejemplos como el de Teresa Forcades que nos damos cuenta que algo nos falla como ciudadanos 'adultos'.

    Ayer justamente una amiga me envió este extraordinario artículo de Ángeles Caso:

    http://www.lavanguardia.com/magazine/20120119/54245109494/lo-que-quiero-ahora-angeles-caso.html

    del cual reproduzco: '...Rechazo el cinismo de una sociedad que sólo piensa en su propio bienestar y se desentiende del malestar de los otros, a base del cual construye su derroche. Y a los malditos indiferentes que nunca se meten en líos...'

    El artículo es muy muy bueno, vale la pena leerlo. Saludos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Me ha gustado mucho ese. "trabajar desde la propia vulnerabilidad por la justicia social..."
      Ando un tanto apurado, Elisa, pero volveré y entre tanto leeré el artículo de Ángeles Caso, con cuyo señor padre, por cierto, tuve una curiosa anécdota siendo él Rector de la Universidad de Oviedo. También te adelanto que no comparto ese "ser discretos"... O tal vez sea un inconsciente... ¿"Los de tu edad"? Si tú eres joven. ¡Bonito debate! Volveré en cuanto pueda.
      Bona nit!

      Elimina
  3. Bueno, ya estoy aquí. Disculpa el retraso, por favor.
    Ciertamente el artículo de Ángeles Caso es muy bueno, me ha gustado mucho. Emociona. Gracias por decírmelo, porque muy probablemente me hubiese perdido una verdadera y hermosa lectura.

    Como te dije, discrepo de algunas cosas de tu comentario. La dictadura ha dejado huella, y persiste, sí, pero no creo que tenga culpa de nuestra “discrección”. La huella la veo, básicamente, en las profundas actitudes fascistas y paternalistas que permanecen en muchas personas. Curiosamente, esas actitudes se reparten indistintamente de un modo muy equitativo en todas las ideologías y tendencias políticas; se puede ver a personas de derechas que están libres de ellas y miembros de la izquierda radical que las tienen muy vivas. También me llama muchísimo la atención la fortísima tendencia que hay a pedir sopitas a papá Estado en cuanto algo nos va mal, a nivel puramente personal hay alguna excepción, pero a nivel colectivo no conozco ninguna, es tristísimo. Y me asusta, porque significa que no hay lugar para la inteligencia, sólo para una fe ciega y estúpida en que el Estado dispone de recursos infinitos. No obstante, todos tenemos capacidad para pensar, ¿por qué no se ejerce? Yo creo, que igual que llega una edad en la que uno ve inverosímil la historia de los Reyes Magos y la de que los niños vienen de París traídos por una cigüeña, podemos ver todo lo demás. Es verdad, Elisa, que todos queremos ser aceptados en un grupo y que tendemos a pensar como él, pero, aún así, en plena dictadura, en lo que yo he vivido, el espíritu crítico era bastante fuerte. Es más, creo que era más fácil antes porque la represión era muy burda. Ahora es más difícil, estamos mucho más divididos y vivimos un auténtico espejismo de libertad, pero si observamos bien se ve que es constantemente atacada con mucha más sutileza que antes y por múltiples frentes.

    Desde luego entre los países con tradición democrática y el ejemplo de Teresa Forcades me quedo con el de ésta última, sin ninguna duda. Seguro que exagero un poco, eh, pero esa tradición que se supone al norte de Pirineos muchas veces es algo así como suponen ellos que aquí todos tocamos la guitarra y que siempre hace sol. En lo que sé de historia me parece que en Europa el país con más tradición demócrata es Inglaterra, pero cuando oigo a los hijos de mi hermana (ingleses y criados allí) que las humillaciones que nos hacen pasar en los aeropuertos es un mal menor necesario para la seguridad de todos, se me cae el alma a los pies. Y aun exponiendo argumentos en contra, no se convencen, y hasta me miran raro, de verdad; me preocupan... Y tienen 27 y 34 años respectivamente. En fin.

    No estoy seguro de haberme explicado bien, pero más o menos, creo que me entiendes. Es que... Y acabo, también ocurre, que he oído tantas veces mencionar la dictadura para justificar tantas cosas que nada tenían que ver con ello, que...

    Bona nit!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues es buena pregunta, realmente, en qué manera nuestra historia modeló nuestra manera de ser, realmente se me escapa y además no soy voz autorizada, pues no he estudiado casi nada de Historia.
      Lo que sí es evidente, sea cual sea la causa, es que lo que hace Teresa Forcades poca gente se atrevería a hacer, cuando tendría que ser lo normal. Que aceptamos que el mundo lo muevan 'los grandes medios', lo cual no es sino aceptar una forma, como comentas, muy sutil y efectiva de dominio. Pero también es una manera muy cómoda de vivir, donde no asumimos la responsabilidad de arreglar nada. Es el 'Miedo a la Libertad', tan magistralmente descrito por Erich Fromm (libro que debería ser de lectura obligada en cualquier instituto de secundaria)
      Es triste que, como comentas, demos siempre por hecho que las soluciones tienen que venir de Papá Estado. Así, por ejemplo, se da la paradoja de que nos quejamos de la nula inversión en ciencia por parte del Estado a la vez que perpetuamos la idea de que los niños a los que les gusta la ciencia 'son bichos raros' y que lo normal es simplemente aspirar a consumir TV, estar enganchado a maquinitas y vivir de alguna especulación urbanística.
      Me gustó mucho en esta línea el último post del blog
      http://www.tenemostetas.com/
      Como bien se dice en este post, ya está bien de dar siempre la culpa 'a la sociedad', a 'los medios', cuando éstos difícilmente nos van a dominar si desde casa somos conscientes y nos volvemos activos. Saludos!

      Elimina
    2. ¡Tengo ese libro! Leído, releído, estudiado, subrayado... ¡Me encanta! Y sí que deberían leerlo todos los jóvenes.
      Es muy cierta esa cómoda manera de vivir de la que hablas, comodidad prometida para quien siga la senda marcada; y es muy triste que en la raíz de tantas protestas y tan sobradamente justificadas, esté el enfado y la ira por haber sido engañados junto al deseo de volver a ese confortable estatus. Casi todas las personas, cuando critican la corrupción de un político, si hablan durante el tiempo suficiente, asientes con ellos, les escuchas... acaban diciendo -sin preguntarles- que ellos, en su lugar, harían lo mismo. Seguro que lo has observado. Entonces, si tantos se piensan así, odio decirlo pero... ¿cómo no vamos a merecer lo que tenemos?
      He leído el post que me indicas (gràcies!), no sigo el blog tanto como quisiera pero me gusta mucho, hay un artículo que no olvido que creo que es tremendamente revelador, el de la mamá pájaro que se quita las plumas para abrigar a sus pollitos, un cruel y malentendido amor que pasará una carísima factura a todos ellos. Volviendo al post que me citas, me ha venido a la cabeza una película que seguramente te gustará: "Little Miss Sunshine" (http://www.youtube.com/watch?v=3XZmXQoatIA).
      Completamente de acuerdo en que la clave está en ser conscientes y activos. No podemos cambiar el mundo como si fuésemos Dios pero sí algunas cosas próximas según andamos camino, y mientras paramos. Y, ¿quién sabe? Quizá se multipliquen acciones de un modo... ¿exponencial estaría bien dicho?
      ¡Saludos!

      Elimina
  4. Nunca he visto 'Little Miss Sunshine', aunque la veré en cuanto tenga ocasión. La actriz es la misma que la de la boda de Muriel, me encanta cómo trabaja. Quizás la habrás visto también en 'El sexto sentido'.
    Exponencial está muy bien dicho en este caso! Saludos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Creo que te gustará. "El sexto sentido" no la he visto, pero sí veré "La boda de Muriel".
      Gràcies por la respuesta! Saludos!

      Elimina